Con un cargado mes de calor, febrero presenta un panorama desolador para el bolsillo de la gente. El trabajador seguirá con el objetivo de soñar con comprar un carrito lleno de mercadería de primeras marcas… épocas en que iba con una gran sonrisa, pecho ancho, sacaba la tarjeta y pagaba.
El aumento de energía fue a parar directamente a las góndolas y como los supermercados (Coto, Carrefour, etc ) y los chinos con el famoso “no entiende”, se hacen boludos y no quieren perder un centavo, todo lo absorbe los laburantes. Fue un traslado directo. Este es un gobierno para terratenientes.
Aumento de naftas, tambos inundados, colegios, pre-pagas, un descontrolado aumento en los impuestos, sumado al resto de las tarifas, parece un escenario desgarrador para la masa popular.
Los mandos medios en la Argentina siempre se sirvieron de los más desposeídos.
El consumo parece arrancar un 2017 con saldo negativo.
Se echan culpas unos a otros, productores e intermediarios. Toda una farsa. Es más dicen que habrá más retoques hacia arriba aún.
Leo que las cámaras de distintos sectores advierten que este es el primer paso. Están los vivos de siempre.
Hay que prepararse para más golpes. El gasoil dicen, es el principio de una cadena que contempla la logística, el plástico y obvio las cargas sociales, sumado a las negociaciones por paritarias. A toda Pyme le será difícil mantenerse en pie.
Todos remarcan por las dudas, todos ven con malos ojos lo que hacen los otros, pero miran para otro lado. Todos tiran la pelota para afuera y del bolsillo de nuestra gente nadie se ocupa. Esta era la verdadera propuesta de Cambiemos? Estamos en un país con muchas dificultades para salir de su degradación.

La única forma de salir de esto es con más política.

No hemos encontrado ideas muy potentes de qué hacer con la Argentina. Nos hemos conformado con superar una instancia populista radicalizada.
Es claro que aún, seguimos comprando espejitos.

Comentar

comentarios

No hay comentarios